Condenado

IMG_9499Un año hace que no escribía. Pero hoy merecía la pena volver a hacerlo. He seguido con mi vida, disfrutando de mi profesión lejos de la prensa local, y no me puedo sentir más satisfecho de cómo me ha ido. Pero después de la mucha impotencia que he sentido, hoy una juez me ha reconciliado conmigo mismo.

Porque la mediocridad en la que se desenvuelve la sociedad en general me había hecho dudar de mis convicciones. Dudar de que yo solo había cumplido con mi obligación periodística. Y hasta de que solo me movía el interés común cuando escribía lo que escribía sobre el alcalde José Jover.

Me dolió que se entendiera que me impulsaban otros intereses que no fueran los de defender lo que honestamente creía que era mejor para Villaviciosa. Me dolió que se hablara de enfrentamiento personal con el alcalde, cuando yo solo me limitaba a ejercer mi labor como prensa mientras él se extralimitaba en la suya como alcalde.

Sinceramente sentí la incomprensión de mis vecinos, incluso de mi entorno. Yo había decidido dar el paso al frente, luchar por lo que creía justo sin más motivación que esa, a pesar de los sinsabores que sabía se producen cuando decides no mirar hacia otro lado, como hace la mayoría de la gente. Quizá esperaba que se valorara mi ‘arrojo’. Pero no se entendió como tal. Y probablemente me lo merecía, porque nadie me había pedido que les salvara de un alcalde que yo creía era el primer problema para el buen gobierno de Villaviciosa (y estando ya fuera de todo esto, lo sigo pensando).

Pero hoy una jueza le ha condenado. Y lo ha argumentado de tal manera que me he sentido compensado con creces. Después de que otro juez, creo que con buen criterio, decidiera que los hechos no eran suficientes para llevarle a la cárcel (aunque en su auto ya le recriminaba explícitamente su comportamiento), ahora, el juzgado número 6 de Móstoles, ha considerado que lo que sí hay es «intromisión ilegítima en la intimidad y en el honor personal y profesional del demandante» (o sea, del mío).

Pero no me importa tanto eso como algunas de las apreciaciones de la jueza, especialmente cuando dice que «en nombre de la libertad de expresión no cabe insultar a nadie, ni cabe la crítica en la forma innecesariamente grosera con que se expresa, máxime cuando procede de ciudadanos cualificados por su función pública o por su relevancia institucional y social, como es un alcalde que, a mayor abundamiento, se ha expresado en su condición de tal. Y con mayor razón cuando se trata de imponer la mudez del periodista, siendo que la libertad de información es la médula de un sistema democrático, la condición indispensable de su existencia y de su propia dignidad».

Esas tres últimas líneas lo explican todo. Le retratan a él, evidenciando su nulo respeto por la democracia, y a mí, porque define lo que siempre he defendido y ha sido mi principal motivación desde que decidí que quería ser periodista. Y quien no respeta los valores democráticos debería estar inhabilitado, ya no para ser alcalde, sino para ocupar cualquier cargo electo.

Ahora cabe recurso de apelación, pero ya nadie me quitará que en Móstoles una jueza sentenció que si alguien se había extralimitado gravemente en su manera de proceder había sido el alcalde y no yo.

«La libertad de información es la médula de un sistema democrático, la condición indispensable de su existencia y de su propia dignidad». No se puede expresar mejor. Contra ella atentó José Jover, con la complicidad de los que miraron para otro lado. Mi conciencia siempre ha estado tranquila. Ahora más.

 

 

Publicado en Mis blogs | 2 comentarios

El alcalde, contra las cuerdas

imageEl caso del Pabellón de Judo puede poner fin a la carrera política de José Jover 

 

 

*La instalación deportiva carece de licencia de actividad porque no cumple con las normas de seguridad.

*Sin embargo, el alcalde firmó un documento de cesión de las instalaciones en el que se aseguraba que el pabellón contaba con «todos los permisos, licencias y autorizaciones necesarias».

*La Federación Madrileña de Judo amenazó al alcalde con acusarle de falsedad documental si el Ayuntamiento ordenaba el cese de la actividad…
*Y el pabellón sigue sin licencia acogiendo a cientos de personas de manera habitual sin que cuenten con la protección que exige la Ley porque el alcalde teme enfrentarse a una demanda que le podría inhabilitar o incluso llevar a la cárcel.

¿Falsedad documental?

El Pabellón de Judo municipal, inaugurado en 2010, sigue sin contar con licencia de actividad porque no cumple las normas de seguridad exigidas por la Ley. Pero sigue acogiendo distintas actividades y competiciones que llegan a congregar en sus instalaciones hasta a mil personas. Sin duda una grave imprudencia de la que es único responsable el alcalde José Jover, que podría haber incurrido en falsedad documental al firmar en la cesión del pabellón a la federación madrileña de judo, en diciembre de 2010, que el edificio se ajustaba a normativa al contar con «todos los permisos, licencias y autorizaciones necesarias conforme a la Ley», cuando la realidad era otra.

De hecho, el Ayuntamiento ordenó en marzo de 2014 el cese de la actividad, entendiendo que no podía continuar sin la pertinente licencia, cuando además las deficiencias que impedían su concesión tenían que ver con un asunto tan delicado como la seguridad. Sin embargo, la contundente respuesta de la Federación Madrileña de Judo dejó sin efecto la medida: «El edificio se ajusta a normativa, porque así lo reconoce el Ayuntamiento en el convenio de cesión firmado con esta federación, en el que en el artículo 3 de dicho convenio, firmado por el Sr. Alcalde-Presidente de dicho Ayuntamiento, se reconoce que este entrega la instalación con todas las licencias, permisos y autorizaciones, conforme a la Ley. El Alcalde, de no ser así, como ahora sostiene el Ayuntamiento, es evidente que habría incurrido en falsedad, y así lo denunciaremos en su momento, si fuera preciso».

Entre la espada y la pared

Ante la comprometida situación en la que quedaba el alcalde José Jover, el Ayuntamiento intentó entonces acometer las actuaciones necesarias para solventar los problemas que impedían obtener la licencia, contratando para tal fin a la empresa TAGA S.A., que acabó resolviendo el contrato de mutuo acuerdo, al considerar que ni llevando a cabo las obras previstas en el expediente de legalización de actividad «se obtendría el certificado por parte de la entidad de inspección y control industrial y, como consecuencia, no se podría legalizar la actividad del pabellón».

Aún así, el Pabellón de Judo sigue abierto de manera imprudente. Y si es así es porque el alcalde se tendría que enfrentar en los tribunales a una más que probable demanda de la federación madrileña de judo por falsedad documental, que no es poca cosa. Y es que la ley dice que «será castigado con las penas de prisión de tres a seis años, multa de seis a veinticuatro meses e inhabilitación especial por tiempo de dos a seis años, la autoridad o funcionario público que, en el ejercicio de sus funciones, cometa falsedad», por ejemplo (y entre otros criterios) «faltando a la verdad en la narración de los hechos». Y es así siempre que se trate de un documento público, como es el caso.

Ante este panorama, el alcalde, entre la espada y la pared, solo debería tener dos opciones: ordenar el cese de la actividad en el pabellón para evitar poner en peligro a las personas que lo utilizan o dimitir. En circunstancias normales seguro que no le quedaría otra.

Publicado en Mis blogs | Deja un comentario

Concejales populistas

IMG_0338El populismo está de moda. Está de moda incluso en Villa. Pero como Villa es Villa hasta el populismo es de derechas. Porque son concejales de derechas sus principales exponentes. Concejales que han encontrado en las redes sociales el hábitat natural en el que desenvolver su demagogia, en un terreno abonado por el desprestigio en el que está sumida la clase política.

Porque a pesar de que en el origen el término se refiere a prestar atención al pueblo (así lo define el Diccionario del Español Actual de 1999), y se trataría por tanto de un adjetivo elogioso; su significado ha ido «adentrándose en el campo semántico de la demagogia» (como dice Álex Grijelmo, periodista estudioso del idioma), identificándose con una manera de actuar basada en ganarse la simpatía de la población a golpe de ocurrencia.

Y es que el populismo se caracteriza por el predominio de los planteamientos emocionales sobre los racionales; por la ausencia de programas concretos de actuación; por el oportunismo; por hacer política basándose en las propias percepciones en función de lo que les ‘dicen’.

Es lo que estamos viendo en Villa. Que alguien se queja de algo en un foro e inmediatamente salen estos populistas con una ocurrencia. Incluso a veces hasta solucionan el problema concreto del vecino concreto que se ha quejado. Para todo tienen la solución, diciendo siempre lo que el otro quiere escuchar. Y ‘el pueblo’ (los que participan de esos foros, con los que se paran a hablar en la calle) les quiere. Sienten que son tenidos en cuenta. Fantástico…

Pero no es más que puro populismo: no hay programa de actuación; predominan los llamamientos emocionales sobre los racionales; hacen política a golpe de ocurrencia; son oportunistas… Demagogia en fin, discursos populares para ganarse la simpatía de la población y convertirla en instrumento de la propia ambición política.

No es serio. Lo serio, lo responsable, es ‘prestar atención al pueblo’, claro, faltaría más, pero analizando las necesidades de esa población (compuesta por todos los vecinos y no solo por los del entorno físico o virtual) y desarrollar un plan concreto, con actuaciones, tiempos…, para solucionar globalmente las carencias del municipio, para construir una Villaviciosa mejor para todos y no solo para los que se quejan en Facebook. Entre otras cosas porque actuar a base de ocurrencias tiene un coste mucho más alto. Y además es muy injusto para la mayoría.

Y quien no sepa de quién estoy hablando no va a tener problema para detectarlos: van por libre y  siempre dicen lo que el otro quiere escuchar.

Publicado en Mis blogs | 2 comentarios

La gobernabilidad del municipio

IMG_5223Desde la constitución de la nueva corporación municipal se vienen sucediendo situaciones  extraordinarias («fuera de la regla natural o común»), para desconcierto de los que analizan la política al modo tradicional.

Y es que frente a la habitual manera de hacer política marcada por intereses partidistas o personales (que está muy bien representada en el Ayuntamiento por el PP y C’S) se ha abierto paso otra forma de hacer política donde el sentido común y el servicio a los ciudadanos marcan el modo de actuar, dándose, dependiendo de las propuestas sometidas a pleno, alianzas tan poco comunes como variables. Así, lo que políticamente podría resultar inexplicable, como que Podemos, IU, PSOE, UPyD y VOX voten en el mismo sentido (hay quienes se rasgan las vestiduras por ello), sin embargo a la gente de la calle no solo no le sorprende sino que es lo que demanda cuando lo compartido es reducir los salarios, controlar los gastos, eliminar el coche oficial o cualquier otra propuesta que contribuya a la regeneración política. Y a nadie ha de extrañarle que sin embargo en la siguiente propuesta voten cada uno por su lado cuando lo que se debate es la externalización o no del servicio de mantenimiento de parques y jardines, como igualmente ha ocurrido.

Pero lo que podría ser una situación casi idílica, donde son las personas las que deciden en conciencia, choca con un obstáculo insalvable: el alcalde. Con su desahogo habitual, asume los dictados de la mayoría cuando no le queda otra, pero si está en su mano trata de paliar con los medios a su alcance el revés cuando no pone las trabas que considera o directamente hace caso omiso, dilatando sin fecha el mandato del pleno. Porque puede. Y, mientras, sigue tomando decisiones sobre multitud de cuestiones sobre las que tiene potestad haciendo y deshaciendo a su antojo.

Esa es su estrategia, aguantar el chaparrón de los plenos y seguir su camino al margen de lo dictado por la mayoría. Pero no solo: de forma paralela se está trabajando también para añadir al apoyo de C’S, con el que cuenta desde el principio, los de VOX y UPyD. Empezando por separarlos de Podemos, PSOE e IU físicamente (las dependencias que les corresponden a los grupos políticos las ha distribuido en dos edificios distintos sin más criterio que ese -sin que nadie se sorprenda) y siguiendo por una política de mano tendida principalmente a través de algunos de sus concejales, especialmente María Martín (a él ya sabemos que le cuesta más, pero aún así no perdió la oportunidad en el último pleno de elogiar alguna intervención de quienes eran sus enemigos declarados antes de las elecciones. Y es que el malo de VOX según el alcalde es quien esto escribe, esa es la baza que está jugando y con cierto predicamento, hay que reconocérselo, hasta el punto de que seguiré siendo el malo, pero ya solo como Un periodista en Villa). 

María Martín, el instrumento

Y como apunto, en ese intento de acercar posiciones con los más afines ideológicamente es clave María Martín, la cara amable del equipo de gobierno. Diputada nacional e hija del periodista Antonio Martín Beaumont (que fuera presidente de Nuevas Generaciones del PP y diputado en el parlamento de Castilla y León), colocada por la propia Esperanza Aguirre en la candidatura para abordar la regeneración del PP local, ha asumido el papel conciliador. Convencida de que más pronto que tarde José Jover dejará la alcaldía (porque se jubile o lo jubilen) y significándose como la mejor alternativa para relevarlo, está desplegando todas sus artes de seducción para obtener el apoyo de esos concejales de los que incluso se siente más próxima que de los propios. Y de momento con éxito, que hasta se cruzan propuestas de colaboración mutua a través de las redes sociales, además de haber votado ya a favor de una moción suya en el último pleno. 

Pero al margen de las intenciones que fundamentan esa colaboración, la realidad es que de ese modo se le está dando oxígeno a Jover, aire para aguantar, conociendo al personaje, hasta el final del mandato.

Entonces es cuando surge la duda entre si debe primar entre los grupos más afines ideológicamente al PP la gobernabilidad del municipio, atendiendo a un supuesto interés general, colaborando por tanto en sacar adelante propuestas que supongan un beneficio para los vecinos, o llevar hasta las últimas consecuencias su oposición a un alcalde que consideran incapacitado para ejercer como tal. En apariencia un complicado ejercicio de equilibrio. Pero solo en apariencia.

Porque todo lo que sea contribuir a mantener a José Jover como alcalde es mucho más nocivo para los vecinos que impedir que salga adelante una moción concreta por mucho que pueda parecer de interés para todos. 

Principalmente porque aportar argumentos para que siga en el cargo significa mantener su pésima gestión. Una gestión que ha impedido y seguirá impidiendo el desarrollo de muchas propuestas ya aprobadas o por aprobar (su ineficacia en este sentido es palmaria). Una gestión arbitraria (y por tanto injusta) del dinero público. Una gestión opaca por la que campa su libre albedrío. Una gestión autoritaria que imposibilita la colaboración de otras fuerzas políticas. Una gestión castigada una y otra vez por los tribunales con el coste consecuente para las arcas municipales. Una gestión nefasta de personal que crea agravios comparativos y genera desmotivación. Una gestión desafiante con el mandato de los vecinos, a los que da la espalda. Una gestión sin más interés que el suyo. Una gestión, en fin, que no se contrarresta colaborando con el equipo de gobierno apoyando sus propuestas.

La gobernabilidad del municipio no puede pasar por tanto por los concejales de VOX y UPyD; y su ingobernabilidad es exclusivamente responsabilidad del propio alcalde, por mucho que María Martín tienda la mano. De Jover, de su renuncia, debería depender la gobernabilidad de Villa. Si ni siquiera ejecuta las decisiones del pleno, ¿cómo es posible que se le proporcione oxígeno? Los propios concejales del equipo de gobierno deberían tomar la iniciativa para forzar su salida. Eso sí sería un ejercicio de responsabilidad política.     

Publicado en Mis blogs | 1 Comentario

Carta abierta a lo que queda de mi alcalde

IMG_9499(Tras señalarme de nuevo como ‘la mano que mece la cuna’).

Mire, hace tiempo que quería escribirle. Sobre todo para explicarle una vez más por qué he hecho de su salida de la alcaldía una de las empresas de mi vida. Y no es, como se empeña en repetir, ni por inquina, ni por rencor y ni mucho menos por envidia (sinceramente no alcanzo a entender por qué le podría tener yo envidia). «Siento tus complejos pero yo no tengo la culpa de ellos», me dice también en un wasap reciente. Y de nuevo me pregunto por qué extraña razón se cree usted superior a mí para que piense que me puedo sentir acomplejado por algo, cuando insisto en que por más vueltas que le pueda dar solo se me ocurren motivos para lo contrario.

Mire, la verdadera y única razón de haber hecho de su salida de la alcaldía una empresa personal es porque me he encontrado con la oportunidad de poder hacer algo para que políticos como usted no sigan deshonrando a quienes con verdadera vocación de servicio se dedican a la cosa pública. Y digo oportunidad porque de no haber empezado hace casi cinco años a hacer periodismo en Villaviciosa no podría haber hecho nada de lo que sí he podido hacer después incluso de haber vendido mi revista. Y doy gracias por ello.

Porque yo me rebelo ante su escaso espíritu democrático, el modo ‘cortijero’ con el que ha gestionado el Ayuntamiento, sus formas trasnochadas de cacique, sus abusos de poder, sus arbitrariedades, sus desmanes, su nula vocación de servir a sus vecinos… Y mientras la mayoría de ciudadanos las más de las veces se tienen que resignar a poder votar cada cuatro años, o como mucho a unirse con muchos otros para protestar, yo tengo en este caso la oportunidad de hacerme oír, de influir. Quizá mirar para otro lado sería lo más cómodo, pero precisamente ese es mi compromiso con la sociedad, el mismo por el que me hice periodista como otros se dedican a servir desde la política o se implican en ayudar a los demás.

Esa es la única motivación que tengo. Servir desde mis convicciones al bien común. Y usted no lo representa, al contrario. Y yo, que conozco bien su manera de proceder, no puedo estar más convencido de ello. Lo sorprendente es que cuando le escucho llego a la conclusión de que usted está convencido de que esa manera de proceder es la adecuada. Por eso recurre a la inquina, el rencor o la envidia para explicarse mi insistencia. Pero le voy a poner un ejemplo que quizá le ayude a entenderlo: el presidente Maduro en Venezuela (que gobierna con el apoyo de más de la mitad de los electores) o Pablo Iglesias en España (que de momento está obteniendo un amplio apoyo de la población) están convencidos de lo que dicen, de que su manera de ver las cosas es la apropiada. Pues imagínese a los periodistas que tratan de combatirlos y que incluso se ven vejados por los que piensan como ellos. ¿Cree usted que su crítica es personal? ¿Que es la fobia lo que les mueve? Pues en mi caso, y salvando las indudables diferencias (no me veo yo acabando en la cárcel), es lo mismo lo que me empuja, en este caso a combatir a quien coarta la libertad de expresión, desprecia a quien no piensa como él, favorece a los suyos, utiliza el poder en su beneficio o hace de la coacción más o menos velada su modelo de gestión. Y su empeño en no querer marcharse a pesar del castigo de las urnas y de saber que es usted el obstáculo para un gobierno estable de centro derecha no hace otra cosa que reafirmarme en mi opinión.

Pero también le digo que, aunque evidentemente tuve mucho que ver en que hubiera una nueva fuerza política que pudiera contribuir a conseguir el objetivo de impedir que usted siguiera como alcalde, no soy yo quien la dirige por mucho que vea mi mano allí donde otros con su propio criterio (faltaría más) también le combaten. No se equivoque: los concejales que representan a VOX en el Ayuntamiento se sumaron al proyecto porque lo compartían, en algún caso con mayor convicción aún de su impropia manera de comportarse. Ellos son los dueños de sus actas de concejales y con personalidad más que suficiente para que nadie les maneje. No les tome por marionetas, que eso ofende y enfadados van a tener menos ganas de colaborar (mire que es usted torpe). Doy Fe que no he participado ni siquiera influido en las negociaciones entre partidos. Lo único que hago es apoyar en comunicación, que es de lo que yo sé, y digo apoyar, y seguir combatiéndole, eso sí, desde Un periodista en Villa, que ahí si mando yo.

Espero que de una vez por todas acabe entendiendo, usted y quienes piensan como usted, qué es lo que como periodista comprometido con mi pueblo origina mi manera de proceder. No vea fobias donde no las hay. No le deseo de verdad ningún mal, ni mucho menos. Pero no quiero perfiles como el suyo gobernando ayuntamientos. Y como le decía al principio, al menos en Villa tengo la oportunidad de hacer algo más que votar cada cuatro años.

Atentamente,

Miguel Ángel Prieto

Posdata: “La relación con la prensa suele ser un buen síntoma para medir la vocación democrática de una formación política”, decía recientemente un editorial de El Mundo, que señalaba que resultaba “insólito” que una administración utilizara recursos públicos para reprobar las informaciones de prensa que no son de su gusto: “Son los medios de comunicación quienes deben cumplir en democracia la función social imprescindible de fiscalizar el ejercicio del poder, y no al contrario”, afirmando que “es injustificable que una autoridad se arrogue la potestad de dónde se halla la verdad”. Pensé que hablaba de usted, de lo que han sido sus prácticas habituales, utilizando los medios públicos a su alcance (cartas con membrete del Ayuntamiento, gabinete de prensa del Ayuntamiento, revista financiada por el Ayuntamiento…) para controlar el ejercicio de la libertad de información. Pero no, hablaba de la alcaldesa podemita de Madrid, por la que el editorialista de El Mundo debe sentir indudablemente fobia, rencor, envidia… Para que vea lo fácil que se ve la paja en ojo ajeno.

Publicado en Mis blogs | Deja un comentario

El mejor vídeo de campaña en Villa

Había que hacer un vídeo para VOX Villa. Y Piero Schiavo, mi fotógrafo de cabecera en La Prensa de Villa, y yo, nos pusimos manos a la obra con el guión. Sergio Bello, un joven cámara con el que hemos empezado a trabajar este año y que ha sido todo un descubrimiento, grabaría las escenas principales; Piero, los detalles. Luego lo montaríamos juntos. No tenemos muchos medios, pero lo damos todo para que lo que hagamos esté siempre por encima de nuestras posibilidades. Este ha sido el resultado… El mejor vídeo de campaña en Villa (no ha habido más que sepamos).

Publicado en Mis blogs | 1 Comentario

Sobran los motivos (para despedirse del alcalde)

FotojoverCuesta entenderlo, sí. Cuesta entender que quien tan mal lo ha hecho y tantos motivos ha dado para estar más que amortizado políticamente tenga todavía quien le defienda. En Villaviciosa o en Génova, da igual; no se sostiene más allá del estómago agradecido, la amistad cerril o los intereses creados.

Para quien pueda creer que se debe únicamente a una animadversión personal, como él pretende transmitir para quitarle credibilidad a mis opiniones, vamos a los hechos. Y eso que para mí, ya lo escribí, es suficiente para quedar inhabilitado como alcalde su reacción ante la información de que la decisión de destituir al jefe de policía venía ‘forzada’ por el PP regional. Imposible quedar mejor retratado que con aquella carta. Seguir leyendo

Publicado en Mis blogs | 4 comentarios

Con un par

_DSC6459Sí, sí, ya ha dicho en Madrid que quiere repetir como candidato. Con un par. Ahora es al PP al que le toca retratarse, dando de nuevo la espalda a la gente y apostando por perder las elecciones en Villa o desmarcándose de quien no ha demostrado merecer ser su representante y recuperar el crédito ante sus votantes.

Y eso que hasta su vocero mayor le ha abandonado aparentemente a su suerte: “A mi juicio el futuro de Villaviciosa de Odón a corto plazo dependerá en gran manera de la decisión que tomen los máximos responsables del PP en la Regional”, comentaba en su último editorial, invitando seguidamente al actual alcalde a realizar un último servicio por su pueblo: “Sus antecesores en el cargo de alcalde, Pilar Martínez y Nieves García,  estuvieron ocho años en el cargo (…) Es ahora el turno de José Jover. De su decisión, de su valentía y su amor a Villaviciosa de Odón dependerá en un altísimo porcentaje el resultado que obtenga el PP en las próximas elecciones…”. Para rematar con un “estamos convencidos (de) que José Jover tomará la mejor decisión para Villaviciosa de Odón, anteponiendo los intereses generales a los suyos propios”. Seguir leyendo

Publicado en Mis blogs | 3 comentarios

El alcalde se querella

_DSC3860El alcalde recurre a la justicia en la que no cree contra el portavoz de Izquierda Unida por lo que no le dejó terminar de decir. Así ha escrito José Jover una nueva página más de su disparate como responsable del gobierno municipal.

Y es que a pesar de que, como escribió públicamente, es de los que ante un hecho que considera ‘denunciable’ prefiere tomarse la justicia por su mano porque “en este país últimamente sale gratis mentir”, le ha presentado una querella a Juan Miguel Belmonte por unas declaraciones en pleno en las que el portavoz de Izquierda Unida había empezado a comparar el uso “opaco” que hace el alcalde de la tarjeta Visa municipal con las opacas tarjetas de los consejeros de Bankia. Y escribo ‘había empezado’ porque rápidamente el alcalde le cortó el micrófono, abusando por enésima vez de su poder: “Bajo ningún concepto le consiento que haga ese tipo de parangón porque me parece una vergüenza, una impertinencia que no le voy a consentir y además le retiro el uso de la palabra, ha terminado usted de hablar por hacer esta comparación indebida”. Seguir leyendo

Publicado en Mis blogs | 2 comentarios

Tarjeta roja

BlogMAPDice el alcalde José Jover que el uso que él hace de la tarjeta Visa que tiene a su disposición como alcalde “en nada se puede comparar con otros casos conocidos en los que no ha existido ningún tipo de inspección”. Y es cierto, porque en su caso basta con presentar las facturas de sus gastos para estar dentro de la legalidad. ¿Pero es ético gastarse el dinero de todos sin tener que justificar por qué y con quién?

Es verdad que este de la tarjeta ha sido un asunto recurrente a lo largo de sus dos mandatos, pero si su argumento de defensa es insistir en que “todas y cada una de las facturas pasan el control de la intervención y son entregadas a los respectivos departamentos municipales para su conocimiento, comprobación y verificación” es normal que una y otra vez se le sigan pidiendo cuentas sobre sus gastos… mientras se siga sin saber si por ejemplo esa comida que efectivamente se ha producido era necesaria y quién o quienes le acompañaban. Porque esos son aspectos que ni se ‘comprueban’ ni se ‘verifican’.

Seguir leyendo

Publicado en Mis blogs | 2 comentarios